Para todos aquellos que algun momento hemos estado involucrados en la concepción, diseño, construcción, implementación y/o puesta en producción de un producto de software de cualquier tipo. A partir de que el mundo entero ha vivido la mayor parte del 2020 en cuarentena debido al COVID-19, muchas cosas que se daban por sentadas han tomado nueva relevancia, y la brecha digital entre el mundo que continua viviendo en papel y el mundo que vive en digital se ha vuelto ineludible. La implementación de soluciones de software en aquellos espacios que no estaban listos para trabajar en remoto se ha convertido en la panacea que palia el trauma y aunque a los tecnólogos no nos guste admitirlo el hecho es que en todo el mundo existen muchos espacios fundamentales que aun funcionan igual que hace un centeno, con correspondencia y archivos en papel, negarlo es vivir fuera de la realidad y la cuarentena lo ha hecho evidente. En mi opinion, una de las razones por la cuales las soluciones de tecnología han tenido tan baja adopción en el pasado consiste en que aun se sigue desarrollando software sin entender al usuario a quien servimos, su día a día y sus necesidades. Quienes hemos participado de algun modo en algun proyecto de software, conocemos de primera mano que la diferencia entre el cielo y el infierno pende de un hilo y cómo un proyecto que estaba previsto para 6 meses puede durar 3 años, con la consiguiente desazón de todos los participantes. No existe una sola respuesta a este problema, sin embargo creo que se puede partir bien mirando los riesgos a la cara y discutiéndolos con todos los involucrados desde el comienzo, para esto, al menos en mi experiencia personal, un enfoque de UX ha sido invaluable. Como disciplina UX se encuentra en la intersección entre el diseño y la ingeniería de Software, donde la investigación de usuarios y el diseño, entre otros, deben resultar en productos de software técnicamente viables. En esencia UX es la disciplina que permite definir qué se debe incluir en el desarrollo de un producto de software partiendo del diseño centrado en el usuario. Esto permite que los productos de software resultantes sean útiles, utilizables y técnicamente viables. En su articulo “Models for Integrating UX into Software Engineering Practice: an Industrial Validation”1, Pariya Kashfi, Robert Feldt, Agneta Nilsson y Richard Berntsson Svensson discuten diferentes formas en las que el UX y la Ingenieria de Software interactuando para producir mejores productos de software, a partir de la entrevista a 12 investigadores y profesionales en la industria. Una de las primeras formas en las que el UX contribuye al desarrollo de Software es en el desarrollo de requerimientos, donde la investigación de usuarios se convierte en algo esencial para formular mejores requerimientos y simplificar las cargas de trabajo en el desarrollo de los modulos. En base a la experiencia puedo decirles que hacer una buena investigación de usuarios puede reducir la complejidad de un sistema hasta en cinco veces. Experimentar es la mejor forma de probar la efectividad de las técnicas propuestas, para esto hay un sinfín de recursos que están disponibles en la web, algunos de los cuales curamos y posteamos continuamente en la comunidad de Ladies that UX. Sígannos aquí:
LTUX
[1] Kashfi, Pariya & Feldt, Robert & Nilsson, Agneta & Svensson, Richard. (2014). Models for Integrating UX into Software Engineering Practice: an Industrial Validation. https://www.researchgate.net/publication/265687414_Models_for_Integrating_UX_into_Software_Engineering_Practice_an_Industrial_Validation

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *